Artículos

Artículos

Nutrición en la mujer adulta.

Autor: Lic. Emilce Suschevich

Definiendo el Climaterio, podemos decir que es el periodo de la vida durante el cual se pierde la capacidad reproductiva. Se da entre los 45 a 50 años. Dura entre 12 a 24 meses. Abarca tres etapas: pre menopausia, menopausia y post menopausia.

Algunas características son el cambio de humor y estados de ánimo, trastornos digestivos y metabólicos, aumento de peso con redistribución de la grasa corporal y disminución de la talla.

Las necesidades energéticas disminuyen un 5% por cada década entre los 40 y 60 años, por lo tanto, es necesario adecuar la dieta para el control de peso.

Prevenir el aumento de peso

Recomendaciones: Reducir el ingreso de calorías en forma progresiva y constante. Evitar el consumo de alimentos de alta densidad energética y ultra procesados (bebidas envasadas, snacks, quesos duros, azucares añadidos y harinas refinadas). Preferir alimentos de baja densidad calórica y alto aporte de nutrientes como leche y yogur reducidos en grasas, frutas, verduras. Legumbres, avena, nueces y semillas a diario.

 Disminuir el riesgo cardiovascular

Implica un peso adecuado, abstinencia de tabaco y alcohol, ejercicio, patrón alimentario vegetariano o estilo DASH (Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión) que regule colesterol, presión arterial y glucemia.

Recomendaciones: Cocinar sin sal o controlar la sal añadida, aumentar el sabor con hierbas aromáticas. Preferir la comida casera, evitar cocinar con medios grasos (frituras, salteados) y preferir horneados, vapor y salteados sin grasas. Incluir grasas saludables (semillas de chía, lino, nueces, palta, oliva). Evitar o reducir grasas perjudiciales.

 La modificación de los hábitos de vida a largo plazo es más importante para disminuir el riesgo de Cardiovascular que las dietas con restricción de calorías o sal como única medida.

 Prevenir el desarrollo de la osteoporosis

Entendiendo que la prevención es una medida o disposición que se toma de manera anticipada para evitar que suceda una cosa considerada negativa.

Recomendaciones: Evitar el sedentarismo y hábitos tóxicos (cafeína, tabaco y alcohol), alimentación adecuada: aporte suficiente de Calcio a partir de una dieta variada y equilibrada, SIN exceso de sodio ni proteínas de origen animal. Exposición a la luz solar (vitamina D), consumo de agua y descanso adecuado.

 Podemos concluir que es necesario mantener un peso saludable a partir de alimentación equilibrada y completa en nutrientes necesarios en esta etapa de la vida. Acompañar con actitud de vida en movimiento. Realizar ejercicio físico adecuado al aire libre en horarios de sol. Manejo del stress depositando la confianza en Dios.

Lic. Emilce Suschevich

Servicio de Nutrición y Dietoterapia. 

Medicina del Estilo de Vida. 

Centro de Tratamiento Integral de la Obesidad

 

Volver